Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumimos que está de acuerdo, pero puede cancelar cuando desee. Ver nuestra política de uso de cookies
X
¿ERES DE MEXICO? VISITA COSMOASTRO MX | ¿ERES DE ARGENTINA? VISITA COSMOASTRO AR

México mágico: pueblos envueltos en misterio

Por  0 Comentarios 21 junio, 2016

Magia, concepto incomprendido por muchos y adorado por otro tanto. Lo cierto es que esta práctica se define como un conjunto de acciones que tienen como fin influir en el mundo que nos rodea, utilizando medios imaginarios y sobrenaturales.

La magia puede actuar por imitación (bajo la creencia de que lo semejante produce lo semejante), o por contacto (en donde los efectos se asemejan a sus causas); por ejemplo: se cree que rociar gotas de agua puede provocar que llueva. La magia por contacto se produce por medio de hechizos o embrujos, actúa a distancia y a través del tiempo; ejemplo: se cree que al maltratar una prenda de vestir o recortar el cabello de una persona, la víctima recibirá el daño.

En los pueblos actuales de tradición en México, magia, ciencia y religión forman una unidad teórica-conceptual y un sistema de prácticas comunes. El sacerdote es, a la vez, adivino, astrólogo o médium que se pone en contacto con el mundo sacro o con las fuerzas sobrenaturales para implorar su ayuda, o para coercionarlas en la obtención de un fin determinado. Es el conocedor y conductor de los rituales místicos. El médico que restablece el bienestar perdido por la ausencia de salud física o espiritual.

Poblaciones enigmáticas: Catemaco

Conocidos como brujos, hechiceros, “especialistas del saber mágico”, lo cierto es que estos personajes han hecho suyos los secretos milenarios de sus ancestros. Realizando con respeto y solemnidad todo tipo de trabajos místico-adivinatorios, desde una simple limpia hasta la invocación de entes y espíritus, pasando por la cura o el remedio para todo mal, utilizando todo tipo de hierbas, granos y semillas, en fin, cualquier elemento otorgado por la Madre Tierra.

Catemaco, localizada en la zona sur del estado de Veracruz, es cuna de hechiceros. Un lugar extraordinario y lleno de misterio que posee increíbles reservas naturales y una gran cantidad de brujos que trabajan tanto con buenos espíritus como santos de amplio poder maligno como La Muerte o Satanás.

La medicina tradicional sigue siendo el recurso médico favorito para muchos en Los Tuxtlas. Culebreros (curadores de la mordedura de serpiente) son bien conocidos en la región por su variedad de serpientes venenosas. Yerberos que toman ventaja de la producción medicinal de la vegetación. Hueseros que fungen como una especie de quiroprácticos. Y finalmente, las parteras, quienes se han convertido en enfermeras profesionales para dar vida al recién nacido.

Ceremonias simbólicas y desconocidas, las limpias espirituales, curaciones de casas, negocios, bienes materiales, trabajos especiales con base en la magia negra. En Catemaco encontrarás todo lo que alguien puede desear para su bienestar, y el malestar de otros.

Lagunas encantadas: San Andrés Tuxtla

Laguna Encantada, situada a dos kilómetros al noreste de San Andrés Tuxtla, es un sitio cargado de energía, pero sobre todo, un lugar con características muy particulares. El lago se encuentra a los pies de las colinas del Volcán San Martín, y es probablemente el resultado del derrumbe de una erupción menor. Científicos de la UNAM han visitado el lugar, tratando de investigar su profundidad, sin embargo, se afirma que no tiene fondo.

La laguna, sólo tiene una salida y muchas de sus corrientes de agua se disipan a través de las fisuras del suelo. Situación que dio lugar a un curioso fenómeno: su nivel de agua se eleva en tiempos de sequía y se reduce durante la temporada de lluvias.

Laguna Encantada está rodeada en gran parte por acantilados y una cueva, a la que sólo puede llegarse subiendo un largo sendero. La Cueva del Diablo supone el punto de reunión de brujos, chamanes y adoradores de la “Santa Muerte”. Aquí se llevan a cabo una serie de ritos, puntualmente el primer viernes de marzo, celebración del Día de Brujos.

Se dice que estos rituales se realizan para aumentar los poderes de los hechiceros y satisfacer los deseos más obscuros de sus clientes, algunos invitados para hacer negocios con el Diablo y vender su alma a cambio de riqueza, fama o poder.

La tenebrosa cueva está impregnada por un fuerte olor a azufre, los restos animales abundan y objetos como velas negras e imágenes de La Muerte, muestran por qué los alrededores son tan temidos.

Definitivamente, una región no apta para los incautos ni las almas puras. ¿Te atreves?

Poblaciones místicas: Real de Catorce

Conocido hace algunos siglos como “Real de Minas de la Limpia Concepción de los Álamos de Catorce” y ubicado en el estado de San Luis Potosí, este era un pueblo minero abandonado.

La fama mundial de Real y el peyote entre los experimentales comenzó tras una publicación en 1968 del libro “Las enseñanzas de Don Juan: una forma yaqui de conocimiento” escrito por Carlos Castañeda, antropólogo, autos y maestro del movimiento New Age.

Su misticismo se respira en el andar fantasmal de sus visitantes y en la cercanía con Wirikuta, zona sagrada a la que cada año peregrinan cientos de personas. El primer ritual que se realiza en este lugar es la confesión de los peyoteros de todos sus pecados de índole sexual ante una fogata que evoca a Tatehuari. Mientras otro chamán golpea sus piernas con una vara para que no omitan ningún detalle.

Real de Catorce siempre ha sido el sitio donde los huicholes realizan sus rituales. Ahora es el centro de comercio del cactus sicodélico (peyote) que ayuda a desarrollar la capacidad de sanación y de comunicación con los dioses, y un destino de peregrinaje para posibles psiconautas, amantes de la búsqueda interna y las buenas vibras.

¿Conclusiones? México está lleno de hombres con poderes sobrenaturales. La magia y hechicería son la forma única de explicar fenómenos naturales que aparecen intempestivos e incontrolables en la vida. Odiadas o deseadas, existen.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *