Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumimos que está de acuerdo, pero puede cancelar cuando desee. Ver nuestra política de uso de cookies
X
¿ERES DE MEXICO? VISITA COSMOASTRO MX | ¿ERES DE ARGENTINA? VISITA COSMOASTRO AR

Ritual para pedir por una persona enferma

Por  1 Comentario 19 octubre, 2015

Cuando alguien que conocemos se encuentra enfermo, y emprende una lucha por su salud, es común que lleguemos a sentirnos impotentes, incluso torpes, al no saber qué decir o cómo animar y acompañar a estas personas que amamos o apreciamos, en el difícil camino que atraviesan.

Lo más probable es que la inmensa mayoría de nosotros conozcamos a alguien que está en esta batalla ahora mismo, o que estuvo, o estará.

En este artículo, vamos a compartir algunas oraciones y rituales para pedir por la salud de una persona enferma. Pero antes de eso, es importante que trabajes para que tu corazón se encuentre en paz. Cuando la vida nos pone situaciones tan difíciles como estas, es habitual que muchas personas pasen por un trance de profundo enojo con la vida e incluso con Dios, o con aquello en lo que cada uno cree. Es decir, es común que se sufra una crisis espiritual, alimentada por el consabido “por qué a mí”.  Lo primero, es que si miras a tu alrededor, verás que no eres el único que vive algo así. Es sin duda una realidad difícil, pero nos sirve para ver que no estamos solos en este arduo camino. Puede servirnos para sentirnos acompañados, para encontrar apoyo alrededor y para recordar que nadie está exento de estos azares del destino. Al contrario, quizá puedas aprovechar las pautas que aquí te vamos a mostrar para pedir por tu persona querida,  o quizá por ti mismo, pero también por todas las personas que están conectadas a emociones parecidas a la que tú estás viviendo en este momentos y que necesitan luz, amor y comprensión, en la misma medida que tú, o la persona por la que quieres pedir, lo necesitan.

Cuando reces o realices el ritual para pedir por la salud de alguna persona enferma, recuerda abrir tu corazón y dejar que la luz y el calor entren en él. Antes de nada, encuentra ese momento de serenidad y de sentirte realmente conectado contigo mismo, para que pueda tener el efecto que tu alma necesita. En el silencio y la soledad de tu habitación, o de un espacio en el que te sientas a gusto y recogido, trata de vaciar tu cabeza y que el poder del amor actúe libremente para transmitir a aquellas personas por las que pides, hasta que punto deseas su bien y te preocupa su dolor.

Si eres creyente en la fe católica te compartimos estas oraciones:

Adoramos tu Santo Nombre, Jesús y el de tu inmaculada Madre, Santísima Virgen María.
Cordero de Dios, que quitaste los pecados del mundo, te imploramos.
Virgen Santísima, que alzaste en tus brazos el cuerpo sangrante de tu hijo, te imploramos.
Señor, que sufriste la flagelación, para que nuestro dolor no sea eterno, te imploramos.
Virgen, madre celestial que, con tus lágrimas limpiaste las llagas del cuerpo, nacido de tus entrañas, te imploramos.
Reina Celestial, te imploramos.
Rogamos para que la piedad suprema, alivie los padecimientos de … (nombre del enfermo/a)
Que la fuerza de la Voluntad Suprema, que fue capaz de despertar a Lázaro del sueño eterno, quiera alejar de este humilde cuerpo, todo vestigio de enfermedad.
Que el dolor desaparezca.
Que la fiebre se aleje.
Que las heridas sanen y las llagas se sequen.
Que llegue el descanso reparador y fluya la fuerza vital por todo su cuerpo.
Sea tu volunad, la que decida el mayor bien para tu humilde siervo.
En el nombre de Jesucristo.
Amen.

Puedes recurrir a esta oración todos los días si así lo deseas, o siempre que te encuentres en un momento de sosiego. Si además tienes contacto directo con el enfermo y te encuentras cerca de él o ella, acerca tu mano a la parte del cuerpo donde se encuentra la dolencia y transmítele el calor de tu cuerpo, para que tu energía le ayude a sentirse mejor.

Oración a María Santísima por la salud de los enfermos

Por Juan pablo II

Oh Virgen María, Salud de los enfermos,

que has acompañado a Jesús en el camino del Calvario

y has permanecido junto a la cruz en la que moría tu Hijo,

participando íntimamente de sus dolores,

acoge nuestros sufrimientos y únelos a los de Él,

para que las semillas esparcidas durante el Jubileo

sigan produciendo frutos abundantes en los años venideros.

Madre misericordiosa, con fe nos volvemos hacia Ti.

Alcánzanos de tu Hijo el que podamos volver pronto,

plenamente restablecidos, a nuestras ocupaciones,

para hacernos útiles al prójimo con nuestro trabajo.

Mientras tanto, quédate junto a nosotros en el momento

de la prueba y ayúdanos a repetir cada día contigo nuestro “sí”,

seguros de que Dios sabe sacar de todo mal un bien

más grande.

Virgen Inmaculada, haz que los frutos

sean para nosotros y para nuestros seres queridos,

prenda de un renovado empuje en la vida cristiana,

para que en la contemplación del Rostro de Cristo Resucitado

encontremos la abundancia de la misericordia de Dios

y la alegría sin fin del Cielo.

Amén.

Por último, una de las oraciones católicas más populares para pedir por la salud es la Oración al Arcángel Rafael para pedir Curación:

En nombre de Cristo que habita en mi corazón, apelo a ti, querido y bien amado Arcángel Rafael, rodea y envuélveme con los Ángeles de la Divina cura. Que la Divina luz de la verdadera cura, sea direccionada sobre (nombre de la persona). Arcángel de la Divina cura, deseo que tu luz me llene de energía, de salud aquí y ahora, penetrando en cada molécula y célula de mi cuerpo físico mi cuerpo emocional y mi mente. Arcángel Rafael haz que la energía de la cura Divina se manifieste en (mi nombre o nombre de la persona enferma) a través de (mi nombre o de la persona enferma) y alrededor de (mi nombre o de la persona enferma). En la fuerza de la luz que irradias y que invade todo este cuerpo purificándolo, curándolo y bendiciéndolo declaro: La luz de la perfección Divina y el poder amoroso de Dios se expresa a través de todo mi ser, a todo perdonando, a todo liberando, y a todo curando ¡Que así sea! ¡Que así sea ! ¡Que así sea! ¡Y así será!

Ritual para pedir por una persona enferma

Si prefieres llevar a cabo un ritual, o bien deseas utilizarlo como complemento a tus oraciones, necesitas lo siguiente:

. Seis velas blancas.

. Incienso de sándalo.

. Papel blanco.

. Pluma de tinta negra.

. Un trocito de laurel.

. Cerillos.

Con las seis velas blancas forma un círculo y coloca en el centro el incienso y el laurel. Después, en el papel blanco escribe el nombre completo de la persona por que estás pidiendo y lo colocas también en el centro de las velas.

Con cerillos, enciende primero el incienso, y posteriormente, una a una, las velas blancas. En cada una de las velas, repite el nombre de la persona por la que pides. Una vez hayas encendido todas las velas, repite la siguiente oración:

“Pido por que la salud de (Nombre completo) mejore. Escucha mis palabras y mi ruego. Por favor, libéralo de su enfermedad”.

Deja que el incienso se consuma lentamente y una vez esté consumido, apaga las velas.

Si lo deseas, puedes repetir este ritual todas las semanas, volviendo a encender las mismas velas hasta que se consuman por completo.

Esperamos que estas oraciones y ritual te sirvan de apoyo y resulten reconfortantes para ti y para tus seres queridas. Deseamos que el problema que hoy te preocupa, pronto sea sólo un recuerdo del pasado.

1 Comentario

  1. Yolanda Rodriguez Prieto

    3 febrero, 2016 en 15:36

    Se puede de dirección x uno mismo o x uno y otra persona, a la vez?.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *