Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumimos que está de acuerdo, pero puede cancelar cuando desee. Ver nuestra política de uso de cookies
X
¿ERES DE MEXICO? VISITA COSMOASTRO MX | ¿ERES DE ARGENTINA? VISITA COSMOASTRO AR

Los santos más populares en México

Por  0 Comentarios 25 septiembre, 2015

En un país tan místico como es México, son varios los santos a los que los mexicanos profesan devoción cada día. Aquí hacemos una selección de los más importantes y contamos un poquito de su historia, para explicar de dónde viene la gran fe en ellos.

San Judas Tadeo:

Fue uno de los doce apóstoles, discípulo de Jesús de Nazaret. Hoy en día se le considera como el santo de las causas difíciles o perdidas. Su festividad se celebra el 28 de octubre, si bien en México, se le recuerda el 28 de cada mes, con asistencia a las basílicas en su honor. La devoción a San Judas Tadeo, está especialmente extendida en el DF, Zacatecas, Chihuahua, Hidalgo y Puebla.

En la Ciudad de México, la devoción es tan fuerte, que el templo de San Hipólito, patrono de la ciudad desde la época Novohispánica, fue cambiado en advocación a San Judas Tadeo, y de hecho hoy, fuera de la fachada, el templo de San Hipólito no conserva ninguna imagen suya, puesto que todas, están dedicadas al fervor que despierta entre los mexicanos su “San Juditas”.

Su devoción como santo de las causas perdidas nace de que Santa Brígida cuenta en sus revelaciones que el Señor le aconsejó que cuando deseara conseguir los favores más complejos, lo hiciera a través de Judas Tadeo.

San Juan Diego Cuauhtlatoatzin:

Un lugar preferente en el devocionario mexicano, lo ocupa Juan Diego, el indígena chichimeca que presenció en 1531 la aparición de la Virgen de Guadalupe. Hasta cuatro veces, entre el 9 y el 12 de diciembre, la virgen de Guadalupe apareció frente a los ojos de Juan Diego pidiéndole que informara al entonces obispo, fray Juan de Zumárraga, que en ese lugar (el cerro de Tepeyac) se edificara un templo en su honor.

Para dar muestras de que las apariciones eran reales, en el último encuentro, la virgen de Guadalupe pidió a Juan Diego que cortara unas rosas que milagrosamente acababan de florecer y que las llevara hasta el obispo posadas sobre su ayate. Una vez frente al obispo, Juan Diego dejó caer las flores, y en su vestimenta apareció la imagen de la Virgen morena.

La Insignie y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe, fue finalmente edificada en 1695 y es hoy el monumento mariano más visitado del mundo, después del Vaticano.

El 12 de diciembre, está considerado el día de la Guadalupana, y la festividad a la considerada aún hoy “Patrona de México” es considera el acto de fervor más importante del continente.

Juan Pablo II, muy devoto de la Virgen Morena, canonizó en 2002 a San Juan Diego.

San Martín de Porres:

Este fraile peruano de la orden de los dominicos, que también cuenta con una importante cantidad de adeptos en el territorio mexicano, es considerado el patrón universal de la paz y aparece siempre representado con una escoba como símbolo de humildad.

Sus fieles en México crearon un festival que lleva su nombre para venerarlo cada 3 de noviembre, día de su fallecimiento en 1639.

De Martín de Porre, el primer santo de raza negra en América, se cuenta que obraba milagros de salud con su sola presencia, diciendo: “Yo te curo, Dios te sana”.

El santo de la escoba, fue canonizado por el Papa Juan XXIII, recordando que la gente lo llamaba “Martín el bueno”.

San Antonio de Padua:

En México, este santo nacido en Lisboa, tiene especial fervor entre los habitantes de Durango, Jalisco, Veracruz, DF y Tlaxcala.

San Antonio de Padua, es conocido como el santo de los matrimonios y el día de su festividad, el 13 de junio, las mujeres sin pareja tienen la costumbre de comprar una estampa con la figura de este santo y ponerla de cabeza a modo de “castigo” hasta que hayan encontrado a su media naranja.

Evidentemente, la iglesia católica califica esto como pura “superstición” pero lo cierto es que por el “por si acaso” esta tradición está muy extendida en Latinoamérica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *