Para lo que han nacido bajo el signo de Tauro la vida es una continúa obligación: la de ser dignos de servir y de ser amados. El Tauro es meticuloso en el cumplimiento de sus obligaciones. Podemos afirmar que ahí donde no hay reglas, el Tauro las va a crear… y después las va a obedecer.

Fieles y serenos, amantes atentos, amorosos, los tauros son una muestra de que el cumplimiento de las obligaciones y honrar las promesas nos nutre y nos hace crecer. Les gusta el amor sin sobresaltos, los relatos sin salidas de tono, la falta de sorpresas. Sí: Tauro no se lleva bien con los cambios.

¿A qué le temen los nacidos bajo el signo de Tauro?

Para los nacidos bajo este signo la novedad y el cambio de timón son alertas de cuidado, pues para ellos cualquier modificación en las circunstancias o contratos de la vida son motivo de alarma. Lo primero que hacen ante los movimientos sorpresivos es culparse a sí mismo: ¿Qué he hecho mal para que dejan de amarme? ¿Qué me ha faltado para que no me consideren? ¿Qué esfuerzo requería acometer para que no se modificase lo que yo ya había hecho?

Para los Tauro todo cambio es evidencia de que han hecho algo mal o han dejado de hacer lo que deberían. Incluso reaccionan así ante los cambios que podrían considerarse positivos, pues les benefician. Esta tendencia les lleva, incluso, a desaprovechar buenas oportunidadees por temor a no ser capaces de adaptarse.

 Otro de los grandes miedos de los Tauro es no poder integrarse, o perder aquello que más aman. Son personas muy dependientes de terceros, bien sean familiares o parejas.

Una causa, quizá, de lo anterior, es el miedo que presentan los Tauro a la soledad. Para aquellos Tauro que aún no han sabido entregar su corazón, suelen buscar, casi de manera compulsiva, aventuras de amor, más o menos pasajeras. Son, como ya hemos dicho excelentes amantes. Quizá la esencia y motivación de este comportamiento no sea solo el encuentro carnal, el placer; sino que también puede influir la necesidad de no sentirse en soledad, el pavor verdadero y atenazador de verse solos.

¿Cómo puede vencer este miedo un Tauro? 

Los nacidos bajo este signo deben aprender a valorarse a sí mismos antes que a la valoración que tienen de su trabajo y de sus logros. Ante sus propios ojos, para los Tauro, nunca harán lo suficiente para merecerse una vida digna. Esto, desde luego, es una opinión subjetiva e injusta, que no refleja la realidad.

Si valoramos lo que somos, sabremos que el cambio no puede dejarnos inertes. Si sabemos de qué estamos hechos, sabremos con que habilidades contamos para sobreponernos a cualquier cambio de rumbo. Todo Tauro posee lo que hace falta para adaptarse y ser feliz sea cual sean los caprichos de su entorno. No hay circunstancia a la que no esté llamado a sobrevivir.

Una persona Tauro, en esencia y por naturaleza, es una persona responsable, realista y con los pies apegados en la tierra, con las ideas y las prioridades claras. No se deja enturbiar la mente con cuestiones que puedan afectarle en su vida, gracias a esto son personas que suelen tener bastante suerte en la vida y éxito en los negocios. Raramente un Tauro se dejará influenciar por cuestiones secundarias o caprichos en el mundo de los negocios o del amor. Cobijarse a la sombra de un Tauro puede ser productivo y muy positivo para aquella persona que tenga la suerte de ganarse su preciada confianza.

Terminamos como comenzamos: cuando el miedo se refleja en los ojos de un Tauro es porque un verdadero huracán está azotando su mente, su corazón o su alma. Los Tauro son personas reservadas, como ya hemos dicho, será nuestra labor, si estamos cerca de un Tauro, saber cómo y qué hacer para que alcance la calma interior que le permita pensar, reflexionar y poner una solución al origen de su miedo.