Cáncer es generoso y amoroso pero cuidado si te metes con los suyos. Son despiadados cuando se trata de defender lo suyo y a los suyos. No se detienen hasta ver destruidas las amenazas que pasan sobre su patrimonio o sobre sus querencias. 

¿A qué le temen los nacidos bajo el signo de Cáncer? 

Todos, de alguna manera, llevamos nuestro hogar a cuestas, dentro de nuestro corazón, pero en el caso de los Cáncer esta verdad se exacerba. Nadie como ellos piensa en satisfacer todas las necesidades de su familia, de su amor, de sus amigos y compañeros de trabajo

Su idea es tradicional, y por ello revolucionaria: ven en todas las personas a un posible hermano, a un igual, a una persona que se merece ser amada.  Por ello, cuando algunos de sus planes fracasa (ante una separación, un despido o un revés económico, por ejemplo) Cáncer siente que es el fin del mundo, pues ante todo siente a la soledad como una avalancha que se le viene encima. 

Su ideal del hogar y de la perfección de este hogar le hacen creer que si no vive las condiciones que soñó, no merece el amor, la amistad o el éxito, y cree que los que aman dejarán de hacerlo, y que perderá todo respeto y solidaridad con ello. 

¿Cómo puede vencer este miedo un Cáncer? 
Está en nuestra naturaleza idealizar lo que sentimos como una misión propia. Queremos que nuestros sueños se cumplan en su totalidad y tal y como los ideamos. El drama de Cáncer es ede los perfeccionistas.

Todo ideal es inalcanzable por el hecho mismo de ser eso: una meta perfecta. Si nos empeñamos en que sólo la disfrutemos de ser la réplica exacta de nuestros deseos, entonces nunca alcanzaremos aquello a los que estamos destinados. De no llegar a este ideal, Cáncer puede estar seguro de que no estará solo: los que nos aman lo hacen no por los resultados, si no por la travesía que con ellos emprendemos a lo largo e camino. 

En resumen, los cangrejos se dejan llevar por las críticas y el qué dirán. Como resultado, pueden sentir nostalgia y temor a que la gente les juzgue y no los acepte tal cual son. Cáncer es una de las personas más apasionadas, amables y cariñosas. Pero esta cualidad, también los hace muy sensibles al rechazo. Por estar tan emocionalmente en sintonía con quienes les rodean, cualquier desviación percibida (y vaya que tienen intuición), será percibida como un alerta.